Y termina el Máster MAPPA

Hace mucho que no escribo en el Blog!! lo extrañaba… aunque he estado por otras vías. 

Han sido meses intensos, de aprendizaje, de reflexión, de creación. He estado probando, como siempre, por dónde es el mejor camino para llegar a ustedes, a las personas que quieran parar un poquito a pensar en ellas mismas… 

He estado intentando acomodar un aluvión de información, de la que ya tengo y de la que ahora sé que hay… y si me conocen saben que mi cabeza cuando tiene nueva información ya está pensando en hacer algo nuevo con eso!! El Spa Eureka es una muestra viviente de este proceso, y es parte de la aplicación de estos aprendizajes #aloeureka

Estos últimos meses, cursando el Master MAPPA (Máster en Psicología Positiva Aplicada, en la Universidad Jaume I, de España) han sido increíbles para mí. He tenido la oportunidad de estar con los mejores docentes, investigadores y profesionales de primera línea en su área, casi con acceso directo a «la cocina» de la Psicología Positiva con base científica. 

He sido parte de un grupo de HERMOSAS personas, de España, Perú, Colombia, Panamá, Argentina, México, Chile (alguna temporalmente en la India y otra en Japón), con un uruguayo como Coordinador del Máster!! Agradecida a la pandemia por tenernos «obligados» a todos juntos online 😉 

Meses levantándonos a las 2, 3, 5 de la mañana según la parte del mundo en que estuviéramos, pero con ganas, con entusiasmo, disfrutando cada clase de los viernes y sábados, deseando vernos y escuchar todas esas palabras que abundan en este «grupo raro»: gratitud, optimismo, esperanza, amabilidad, compasión, fortalezas, perdón, resiliencia, emociones positivas, mindfulness, bienestar, felicidad… con la convicción de que es posible ser más felices, aumentar nuestro bienestar, nuestra productividad en el trabajo, nuestra salud, mejorar nuestras relaciones y principalmente: conocernos, aceptarnos, querernos y mimarnos.

¿Estamos locos? ¿Nos volamos? ¿Es una secta? 

No! todo lo contrario: estamos aprendiendo lo que está científicamente comprobado que «hace bien» y que depende de nosotros, además de que algo que caracteriza al MAPPA es «medir, medir, medir», para saber si lo que se hace realmente funciona. Es esa mezcla de rigor científico con humanidad lo que lo hace tan único… y aunque a mí por «rigurosidad» seguro no me compran 😉 sí me brinda seguridad y otra perspectiva para crear DESDE ahí, y no pelear con ella.

Hemos aprendido que con pequeñas acciones podemos potenciar nuestro bienestar, a la vez que tenemos muy claro que no hay magia. Esas «pequeñas» acciones pueden ser muy difíciles de llevar a cabo justamente porque estamos programados para otras cosas, antes que «ser felices» (que es lo que decimos todos cuando nos preguntan qué queremos, ¿no?)

Sabemos que cambiar hábitos no es fácil, conocemos el peso de nuestras creencias y de la cultura, tanto en uno mismo, como en las organizaciones o instituciones educativas. Somos conscientes, como te he planteado siempre desde Eureka, que el cambio empieza en nosotros mismos, y requiere compromiso, decisión y trabajo. Por eso no hay magia. Por eso no es fácil… pero te aseguro que vale la pena. 

Tenemos claro que hablar de Psicología Positiva NO es negar los problemas ni lo negativo en nuestra vida, sino enfocarnos en las soluciones, partiendo de reconocer y aceptar que «lo negativo» también existe y es parte de ella… y tenemos que aprender a gestionarlo. 

Nuestro gran desafío es cambiar el foco de la mirada, de los problemas a las soluciones, de las debilidades a las fortalezas, de la tristeza o depresión a la esperanza y el optimismo, del «yo soy así» a darse cuenta de que es posible aprender a estar mejor y ser quien realmente se quiere ser, de las limitaciones y el autoritarismo al desarrollo del potencial, la confianza y el disfrute, en casa, en el trabajo y en la educación.  

Hoy para mí – y para todos mis compañeros – es un día de emociones encontradas, porque tenemos nuestro último encuentro formal. Terminó el curso. Y aunque aún falta terminar y defender los trabajos finales, termina una etapa: esa de los encuentros semanales para pasar esos buenos ratos y descubrir un mundo nuevo cada semana (afuera y dentro de cada uno). 

A la vez, todos salimos con la esperanza de «cambiar el mundo», cada uno desde su lugar, con su granito de arena y desde la creatividad que el MAPPA nos permite, sabiendo que podemos y merecemos vivir plenamente, desarrollando nuestro potencial, aprovechando nuestras fortalezas, y yendo más allá del «estoy bien» o «no tengo de qué quejarme». 

Hoy me agradezco también a mí misma por haber tomado la decisión de hacer este Máster, y a Javier por su apoyo. Siento que es algo que hace mucho tendría que haber hecho, pero como ya hemos aprendido: todo llega cuando tiene que llegar, y cuando estás preparado para ello. 

Cuando hacés lo que realmente te colma, lo que va contigo, cuando encontrás el camino que es adecuado para vos, todo se disfruta aunque implique «un sacrificio» desde afuera, porque no lo vivís como tal. 

Por eso una vez más te voy a animar a que sigas tu proceso, a que te escuches, a que te tomes en serio, y no te conformes si tenés ese bichito que te dice «necesito algo más»: es parte del camino al bienestar en su máxima expresión. Y de que aprendas a escuchar a ese bichito nos encargaremos aquí!!

GRACIAS por estar ahí, y vamos por más Eurekaonline (te espero en @lore_eureka)

Lorena